En sintonía (Premio Categoría General VII Certamen de microrrelatos Javier Tomeo)

Hace unos días, mi vecina Carmen me pidió que la ayudara a resintonizar los canales de la tele. Me llevó un buen rato hacerlo, así que, al acabar, me invitó a un café con pastas y me contó sobre su marido —el pobre murió ya hace unos años— y sobre lo felices que habían sido juntos. Me enterneció su historia y me sentí bien al ayudarla porque me imaginé que la televisión sería su única compañía. Cuando salí de su casa, coincidí en el ascensor con otra vecina, que me comentó que ella también había ido a ayudar a Carmen y que juraría que le había dejado los canales perfectamente organizados. En el zaguán, el conserje le contaba a su mujer que el lunes había pasado media tarde ayudando a la señora Carmen con la tele porque la pobre mujer no se aclaraba con los canales.

Hace un rato, mientras introducía la llave en la cerradura para entrar en casa, no he podido evitar sonreír al escuchar, en el piso de arriba, que alguien salía al descansillo y aseguraba a mi vecina que mañana mismo iría a ayudarla con esa endiablada televisión.

Premio de la categoría general en el en VII certamen de microrrelatos Javier Tomeo.

Invisible

Sentir los zapatos nuevos en contacto con los pedales de la bici, la mochila recién estrenada en la espalda y, ya en clase, desplegar el estuche de tres pisos y aspirar ese olor inolvidable. Dejarse acariciar por el roce del cabello de la chica más guapa y perderse en su aliento de fresa.Imagino cómo sería vivirlo desde dentro y no desde el rincón más apartado del aula, el que queda cerca de la puerta, el que me permite salir cuando los demás aún están recogiendo. 

Si no me ven no existo, pero duele menos.

Relato seleccionado en el VII Certamen de microrrelatos Javier Tomeo y publicado en el número 70, mes de octubre, de la revista Compromiso y Cultura.