Final masculina de suelo

Cuando llegué a casa después de trabajar, me lo encontré haciendo el pino en el salón. Me gustaría decir que fue tarea fácil convencerlo de que dejara de hacer barbaridades, pero el caso es que de ahí pasó a saltar sobre el sofá y a dar volteretas en la alfombra. Cuando me di cuenta de que por las buenas no íbamos a progresar, decidí erigirme en entrenadora personal y, a golpe de silbato, logré que el ex-campeón de gimnasia de 1950, volviera al presente y se sentara a cenar.

Para el Reto de las cinco líneas, de Adella Brac. Las palabras de noviembre son: gustaría, progresar y tarea.

Con el rabo entre las piernas

El hombre de perilla y gafas salió de casa decidido a pasear. Duro de mollera y de férreas costumbres, se saltó su sesión de fuerza en el gimnasio porque su novia le había echado en cara que no era capaz de relajarse y disfrutar. Se dirigió a ninguna parte, con las manos en los bolsillos y la mente divagando entorno a nada. Los eternos minutos que transcurrieron mientras se deslizaba por ese infernal pozo de pereza no hicieron sino corroborar que él no estaba hecho para discutir.

Para el reto de las cinco líneas, de Adella Brac del mes de octubre. Las palabras son fuerza, pasear y sesión.

El arte de desvestirse

Huyendo de las modas establecidas, la diseñadora decidió construir un mecanismo innovador. El vestido se colocaba de la manera habitual, pasando sobre la cabeza y dejándolo caer por su propio peso. Era ligero y oscilaba, elegante, sobre la pasarela. El éxito rotundo llegó cuando el público y la modelo, ignorantes de lo que iba a pasar, descubrieron que, al accionar el sistema que llevaba oculto en la mano, el vestido caía de golpe, dejándola, en un segundo, completamente desnuda.

Para las Cinco líneas, de Adella Brac. Con las palabras del mes de septiembre: Mecanismo, modas y construir.

¿Cuánto?

Los editores se empeñaron en mantener oculta la verdad. A mí no me pareció una buena idea y así se lo hice saber, al fin y al cabo era mi reputación la que estaba en juego, no la suya. Cierto es que pusieron precio a mi silencio y que acepté, y que mi boca permaneció sellada mientras mis vicios estuvieron cubiertos. Pero ya estoy harto, ha llegado la hora de desvelar el misterio. A no ser que alguien tenga algo que objetar, o una oferta interesante que proponer.

Reto de las cinco líneas de de Adella Brac

Las palabras de mes de agosto son: verdad, editores y mantener.

El conquistador

Bajando la cuesta que conduce al río, sortea una parte de la tapia que rodeaba el pueblo cuando estaba en pie. Al hacerlo, recuerda la primera vez que vio aquellas manos, deseó que fueran suyas y no paró hasta conseguirlas. Ahora las contempla, orgulloso, a contraluz. Es lo primero que va a enseñar a sus compatriotas cuando vuelvan a buscarlo. Sube al árbol de un salto y envía la señal convenida. El héroe ya está preparado para volver a su planeta con un nuevo triunfo a sus espaldas.

Relato para el Reto de las cinco líneas, de Adella Brac.

Tarde de cine y palomitas de maíz

Sorprendentemente, el más pequeño se había transformado en primer lugar. Barajó la opción de esperar a los demás, pero hay procesos que uno no puede resumir por mucho que lo desee. Cuando el aviso sonoro indicó que había concluido el tiempo, él ya estaba empezando a broncearse. Al acabar la película, fue una de las pocas que se quedaron frías en el fondo. Junto a ella, una docena de granos duros que no habían sido capaces de reventar a tiempo.

Reto de las cinco líneas, de Adela Brac, del mes de junio. Las palabras son: transformado, opción y resumir.

A ciencia cierta

<<A mí me parece que el problema lo tiene en el ojo>> —dijo con gravedad el primero. <<Pondría la mano en el fuego por la espalda>> —aseveró el segundo. <<Dejadme que os diga que el fallo parece haber estado en la fuerza con la que la hemos colocado>>—comentó el tercero. Por mucho que debatieron, no dieron con la razón por la cual se había quemado la lubina, pero teniendo en cuenta su corta edad, yo diría, sin miedo a equivocarme, que fue todo cuestión de minutos.

Para el reto de las 5 líneas de Adella Brac, mes de mayo. Con las palabras: Problema, fuerza, ojo.

Rescate real

Aquella tormenta estalló de repente con una fuerza descomunal. Uno a uno, los reyes que habían salido a rescatar a sus hijas, secuestradas por Poseidón, fueron cayendo al mar embravecido. 

Las gigantescas olas se los tragaban sin compasión cuando Atenea, que llevaba un día malo y estaba harta de las bravuconadas del dios de los mares, construyó un faro divino al que los regios náufragos lograron llegar sanos y salvos sin más rasguño que alguna corona resquebrajada.

Relato escrito para el mes de abril del Reto de las cinco líneas, de Adella Brac. Las palabras que hemos tenido que usar son: aquella, malo y fuerza.

Dedicado a mis amigos: Anna, Elisa y Fernando.

Desconexión

Se anudó la corbata frente al espejo y se enjugó una lágrima traicionera. Se sacudió la verdad de los hombros, los cubrió bien con una capa de determinación y salió de casa, como todos los días, para ir a trabajar. Mientras esperaba al ascensor, los seres que vivían en su cerebro jugaban al escondite. Se apoyaban aquí y allá, movían esto y lo otro hasta que uno de ellos, sin darse cuenta, hizo saltar los plomos. El ascensor, cansado de esperar, volvió a bajar a la planta 0.

Micro escrito para el reto de las 5 líneas, de Adella Brac del mes de marzo. Las palabras son: Bien, cerebro, seres.

Tan solo es una cita

Su compañera de clase le dice que está loca y que no debería arriesgarse así, pero está decidida. En el último mail que ha recibido, él le propone quedar. Ella le ha respondido que pueden citarse en el cine y ver juntos una comedia. ¿Por qué no intentarlo de nuevo? Las dos últimas veces funcionó. Las carcajadas del público camuflan los gritos de sus víctimas y la oscuridad de la sala oculta el aguijón de la cola cada vez que ataca la mujer escorpión.

Relato escrito para el Reto de las 5 líneas de Adella Brac. En febrero, las palabras propuestas son:

Comedia, dice, clase.