Reflexiones infructuosas

Leía un artículo sobre la sororidad y el papel de las mujeres en la sociedad, mientras se comía una manzana. Le dio el último mordisco cuando la lluvia comenzaba a resbalar por el cristal. Había algo que le rondaba la cabeza, así que cerró los ojos para concentrarse.

Mujeres, manzanas, mordiscos…

Eva Remedios Adán intentaba en vano poner orden dentro de su laberinto cerebral. Cuando las ramas del árbol golpearon la ventana estuvo a punto de dar con la idea que buscaba. La tenía en la punta de la lengua, pero cuando ya casi la había alcanzado, esta se desvaneció.

Relato escrito para la página solidaria Cinco palabras. Esta semana, con las palabras de Clara Chacón.

Sororidad – Mordisco – Lluvia – Laberinto – Árbol

https://cincopalabras.com/2020/05/17/https-cincopalabras-com-2020-05-17-escribe-tu-relato-del-mes-de-mayo-iii-clara-chacon/

Compañeros de piso

De pronto apareció ante mí. Desde el centro de mi diminuto salón su mirada penetrante me contemplaba sorprendida. Me levanté como un resorte, con el corazón desbocado y empecé a tocar ese cuerpo, esa piel, ese pelo…

Habían transcurrido ya tantos días, había soportado tantas horas de aburrimiento, había pasado tantas noches en vela maldiciendo a mi suerte por vivir sola. 

Y ahora, de repente, tenía a un tío plantado en mi hogar. 

Cogí su mano y le animé a acompañarme. Él me siguió, sumiso. Mi apartamento es muy pequeño, así que en un par de zancadas habíamos llegado hasta la puerta. La abrí, lo empujé fuera y la cerré tras él.

No había pasado todo el confinamiento sola para que ahora, que por fin podía reunirme con quien me diera la gana, viniera nadie a molestarme en mi propia casa. 

¡Vamos, hombre!

Relato escrito para el concurso de Valencia Escribe “Vivir en un cohousing”.

Nunca es tarde para el amor

Doña Olga recogió a toda prisa la carpeta que se le había caído al suelo y siguió su camino. No se dio cuenta de que una de las cartas que contenía había volado arrastrada por el viento hasta estamparse contra la pared. Allí fue donde la encontró doña Inmaculada que, con una rápida lectura, descubrió un secreto de gran envergadura; se frotó las manos al saborear el momento en que revelaría a todos la inminente mudanza.

Bajo la sábana que cubría los muebles del camión, don Sergio y doña Olga se abrazaban esperanzados ante un nuevo futuro juntos.

Relato escrito para la página solidaria Cinco palabras.

https://cincopalabras.com/2020/05/10/escribe-tu-relato-del-mes-de-mayo-ii-inma-chacon-escritora/

Las palabras de esta semana nos las regala la escritora Inma Chacón.

Carpeta
Pared
Envergadura
Mudanza
Sábana

Dedicado a Olga, Sergio e Inma.

La senda del mal

Me atropella el silencio cuando atravieso el umbral cochambroso del edificio en el que he estado viviendo los últimos meses. Un oscuro desierto de asfalto me atrapa y paraliza. Me miro, extrañado, las dos manos que cuelgan al final de mis brazos. Están pringadas de un líquido viscoso de color parduzco. No recuerdo cómo ni por qué se han embadurnado así.

Una vez más me maldigo por no haber hecho caso a la tía rara que me trató cuando era pequeño. Me dijo más de cien veces que filtrara, que me sentara a pensar antes de actuar, que respirara antes de saltar a la primera de cambio.

Pero nunca he sido capaz de controlar mis impulsos.

Parece que tendré que volver a mudarme. No recuerdo qué ha sucedido, pero estoy casi seguro de que no ha sido bueno.

La rentrée

Como un trueno, rompe la mañana la persiana al alzarse. Sobre la máscara azul, el brillo de una mirada explora ansiosa el entorno en silencio. Gira la llave en el bombín helado y abre paso a la oscuridad húmeda que ha permanecido aislada durante demasiado tiempo.

El teléfono fijo suena enloquecido sobre la barra. El ser humano que se esconde tras un muro de incertidumbre salva el primer escalón y se abisma ante un nuevo comienzo. 

Siempre a la última

vestido3-440x550

Esta mañana, hojeando una revista mientras me tomaba el café en la cocina, me he topado con la imagen de una de mis mejores amigas. Me ha hecho mucha ilusión verla, aunque no he podido evitar carcajearme al leer que la definían como <<la reina de la moda>> 

He metido la taza en el lavavajillas, me he trasladado al estudio y he trepado a una silla para rescatar un antiguo álbum de fotos.

Enseguida la he localizado, vestida con su incondicional chándal morado,  ajustado a los tobillos con gomas y cruzado al pecho por unas bandas diagonales en verde y azul. Completa su indumentaria con calcetines blancos, zapatos negros de tacón y bolso de terciopelo a juego. 

Recuerdo que cuando le preguntábamos que cómo podía ir con esas pintas, siempre nos respondía que ella no se dejaba influir por las tendencias y que  expresaba así su propia personalidad. 

Ahora me pregunto si la individualidad irá vinculada al color de los calcetines, si alcanzaremos la inmortalidad a base de brillos y terciopelos o si mejor me dejo de tanta trascendencia y cojo el teléfono. 

Voy a llamarla y nos echamos unas risas.

Relato escrito para el concurso de Esta noche te cuento (ENTC), contARTE.

En esta ocasión, el tema es: El vestido y la moda.

https://estanochetecuento.com/33-siempre-a-la-ultima-aurora-rapun-mombiela/

Dedicado a mi amiga Mamen.

Nueva pedagogía

Como si fuera un ilusionista que saca un conejo de la chistera, Don Matías agitó su varita y en el bolsillo de su chaqueta apareció un puñado de seres humanos. Eran chiquitines y muy graciosos. 

Ante la incredulidad de los peques que hacían corro a su alrededor, los depositó en el suelo. Tuvieron que tener mucho cuidado para no pisarlos porque se movían mucho. La sorpresa se reflejaba en la cara ilusionada de los pequeños titanes que, en su primer día de cole, habían tenido la suerte de topar con el mejor profesor de ciencias que hubieran podido desear.

Relato escrito para la página solidaria “Cinco palabras”. Las palabras del mago Jorge Blas son ilusionista, conejo, varita, incredulidad, sorpresa.

https://cincopalabras.com/2020/04/26/escribe-tu-relato-del-mes-de-abril-v/

Tabla de salvación

La escritura le hacía más llevadera la vida allí. Le costó semanas aceptar su nueva realidad, aunque seguía dándole vueltas a lo mismo: ¿y si no hubiera salido esa tarde?¿Y si no hubiera tomado ese rumbo?¿Y si…? Esa mañana había escrito ya cinco SOS. Utilizaba diferentes técnicas cada vez, era cuidadoso en la selección del lugar para que las olas no se llevaran mar adentro su grito de auxilio. Rompían con fuerza las condenadas, en esa isla del demonio.

Relato escrito para el mes de mayo del “Reto de las cinco líneas”, de Adella Brac.

https://adellabrac.es/reto-5-lineas-mayo-2020/

Puesta de sol en Carolina del sur

Daisy sale con dos cervezas en la mano y se las ofrece a los dos hombres que están sentados en el porche de madera. Joe se lo agradece con una sonrisa. Georges la coge mirando al frente y da un largo trago. Daisy vuelve adentro.

—¿Sabes, Joe? Percibo el aroma ligeramente especiado del lúpulo americano.

—¿En serio, Georges?

—Al fondo queda un regusto amargo, será por el aire que viene impregnado de los campos de maíz.

—Si tú lo dices, Georges.

—O puede que sea porque es cerveza artesana.

—Ajá.

—¿Tú no la notas, Joe? ¿Esa combinación cítrica y amarga?

—Siempre te has fijado en los detalles, Georges.

—Eso es cierto, Joe.

—Debería verte al doctor, Georges. Hoy toses mucho.

—Bah, será que la cerveza está muy fría. Cuántas veces le he dicho a la inútil de mi mujer que tiene que servirse a una temperatura más alta.

—Se hace tarde, me voy para que descanses.

—Te lo agradezco, Joe. Me quedaré un rato aquí sentado.

Daisy contempla, apoyada en el marco de la puerta, el sol reflejado en la cabellera de Joe mientras se aleja. A continuación vuelve al interior, recoge su maleta y sale al porche.

Primero cae la botella, después lo hace Georges. Daisy pasa por encima de ambos y se aleja siguiendo la estela dorada del atardecer.

Escena escrita para la nueva página de Facebook “Letras sangrientas”, a la cual, mi amigo literario Daniel Canals me ha invitado a unirme en tiempos de confinamiento.

Dale a tu cuerpo alegría

El Bic naranja: Foto de Kerry Skarbakka

Señoras, señores: 

El asunto de los retos se nos está yendo de las manos. 

Desde que estamos confinados, mis primos, que, reconozcámoslo, nunca han estado demasiado bien de la cabeza, han decidido que tenemos que demostrar que en esta familia no nos aburrimos y que podemos lograr cualquier cosa que nos propongamos.

Igor, que ha sido el pionero de la última idea, ha maquinado la siguiente perversidad:

El primo o prima que haya sido nominado debe poner la Macarena a toda paleta en el equipo de música, ordenador, radiocasete o reproductor que tenga. A continuación, se despelota, se mete en la ducha, frota bien el suelo con jabón y realiza el baile entero, pero con ganas. Nada de tonterías, que si no el reto no vale y hay que volver a empezar.

Como se puede comprobar en la foto adjunta, a mi primo Jaime la marcha se le ha subido a la cabeza, o a los pies, y, dándolo todo, ha superado el reto con creces.

Afortunadamente, debido a la alerta sanitaria, no podrá salir de su casa en otros quince días como mínimo. Por eso y porque lo único que le ha quedado sano es el ritmo, que a partir de ahora, va a aprender a interiorizar.

Relato escrito para los Viernes creativos, de “El Bic naranja”. Inspirado en la fantástica foto de Kerry Skarbakka.

https://elbicnaranja.wordpress.com