El último deseo para el genio de la lámpara

Foto de Virginia Rapún Mombiela

Tiempo para ir al teatro, para escuchar música, para saltar sobre los charcos como un bailarín de claqué. Tiempo para leer, para viajar, para salir con los amigos, para disfrutar de la familia, para aprender cada día en el trabajo y en la vida. Tiempo para actuar como un ser humano, preocupado porque se le escapa entre los dedos como la arena de un reloj. Tiempo para empezar de nuevo, aunque sea de cero. Tiempo para todo, para nada, para pararse a contemplar cómo pasa y sobre todo para poder hacerlo en paz.

Para las Cinco palabras de Manuel Bandera.

Por la paz. No a la guerra.

Sin tele hasta Navidad

Cuando me dio el discursito delante de la profesora por poco me da un síncope. Me explicó que las enfermedades neurodegenerativas estaban cada vez más controladas y que, aunque se me olvidaran cosas, que me lo tomara con serenidad. Que solo necesitaba centrarme para llevar mi vida con responsabilidad. Que ella me querría aunque estuviera mayor. Y me lo soltó con un brillo maquiavélico en los ojos.

¡A su madre! Y todo porque se me había olvidado meterle el almuerzo en la mochila. Lo que no se me iba a olvidar era el castigo que se había ganado, ¡vamos, hombre!

Las Cinco Palabras propuestas por la autora de ‘¡Hay que andar!’, Raquel Hermida, son las siguientes:

Síncope – Neurodegenerativas – Serenidad – Responsabilidad – Brillo

Té con pastas

—Resulta sorprendente, ¿no cree, Miss Dale?

—Ciertamente, querida mía. Aunque no imposible.

—Pocas cosas hay ya imposibles, Miss Dale.

Con toda la pasión de su alma apolillada, el funcionario de Correos, que se creía a salvo de las miradas al otro lado del mostrador, lanzó los paquetes al aire una vez más, logrando que dieran dos giros con gran precisión antes de que acabaran de nuevo en sus expertas manos.

Desde la otra acera, parapetadas tras el cristal, las dos damas tomaban el té charlando sobre esta proeza y otras curiosidades de la vida.

Texto escrito para el reto de la asociación de escritores solidarios: Cinco palabras.

Las palabras de la última semana del año 2021 que nos ha regalado el aviador Ramón Alonso han sido: pasión, aire, giros, precisión y vida.

13 rue del Percebe

1.

¡Será imbécil el tío! Y no solo se sienta a mi lado en clase, sino que me toca aguantarlo también en repaso. Me suelta: <<el hecho de que la palabra esdrújula se acentúe es una serendipia>>. Si no fuera porque trabajo en la autogestión de la ira, le daba una torta, por tonto. Y parece que funciona, porque en vez de enfadarme, me da la risa. Y a él. Y mira por dónde, no me había fijado en que se le forman dos hoyuelos cuando sonríe, ni en sus ojos. 

Vaya, pues sí que me está funcionando la terapia, sí.

2.

El pitofloro del vecino ha lanzado un cotilleo sobre la barandilla de la escalera. Así me he enterado de que el catacaldos del conserje se había apuntado a bailes de salón. El hombre había sido descubierto, arreglado como un petimetre, bailando en el casino. La baldragas del segundo, que ha captado al vuelo el chisme, y que se reía a mandíbula batiente, se ha atragantado cuando el mamerto de su marido ha entrado en el edificio, cocido como una gamba cantando Paquito el Chocolatero. 

Un bofetón, un portazo y he podido, al fin, echar la siesta.

El difícil reto de Cinco palabras propuesto por el actor Álex O’Dogherty consiste en elaborar dos relatos. He hecho lo que he podido…

El primero debe llevar estas palabras:

IMBÉCIL
ESDRÚJULA
SERENDIPIA
AUTOGESTIÓN
RISA

El segundo, éstas:

PITOFLORO
CATACALDOS
PETIMETRE
BALDRAGAS
MAMERTO

Juegos de titanes

Contemplamos a los isleños. Caminaban sobre la tierra flotante. Desde que los más avezados erigieron construcciones en el terreno elevado, los demás demostraron su compromiso para poblarlas. Con imaginación y tenacidad, trazaron senderos por los cuales se desplazaban. Bien organizados, constituyeron un sistema de comunicaciones innovador, una redarquía insólita. Mi hermano y yo disfrutábamos observándolos cuando mi madre nos llamó para comer. Sellamos la botella y la depositamos junto a las demás, sobre la estantería, en la sección de humanos. Levantamos nuestros colosales cuerpos del sofá y apagamos la luz al salir de la habitación.

Para Cinco Palabras , propuestas esta semana por José Cabrera, autor del libro “Redarquía: más allá de la jerarquía”:

ISLEÑOS
COMPROMISO
IMAGINACIÓN
TENACIDAD
REDARQUÍA
 

El aburrimiento de Eris

Hoy tengo el día tonto, así que he ideado un plan para divertirme. He susurrado a unos, he incitado a otros… Y, utilizando mi natural picardía, he repartido un puñado de celos sobre todos ellos. El amor es algo muy bonito, pero tan frágil que, en un suspiro, se lo lleva el viento. He comentado distraídamente algunas fruslerías como “cómo la mira”, “le ha sonreído”, “se ha sonrojado”. Y la he liado, pero bien. Lástima que el pesado de Eros me haya pillado y haya lanzado un par de flechas certeras arreglándolo todo. ¡Será aguafiestas!

Para Cinco Palabras, las propuestas por el estilista de cine Manolo Carreño son las siguientes:

PICARDÍA
CELOS
AMOR
VIENTO
FRUSLERÍAS

Tierra de por medio

Él la observaba alejarse desde el andén, pesaroso, trémulo. Ella, sonriente, movía una mano en señal de despedida al tiempo que apoyaba la otra sobre su barriga incipiente, sintiendo florecer una nueva vida. Evitaba apoyarse en la barandilla, incandescente bajo el sol del estío plomizo. 

Mientras él, ya arrepentido, se limpiaba el rostro húmedo con el puño apretado, ella respiraba aliviada. 

Su hijo no tendría padre, ni ella, carcelero.

Para Cinco palabras. La actriz española, Ana Belén Casas, nos propone: TRÉMULO FLORECER INCANDESCENTE ESTÍO HÚMEDO

El despertar de la razón

La claridad del nuevo día se posó sobre sus párpados tanto tiempo dormidos, la senda por la que circulaban en sueños sus pensamientos aletargados empezó a desvanecerse, la caricia del amanecer la despertó con la misma suavidad que lo hubiera hecho una madre. Tras una noche casi eterna, abrió los ojos convencida de que esta vez, al fin, iba a crear un nuevo futuro para todos. 

La razón de la raza humana se desperezó y se alzó imponente. Había dormido demasiado tiempo, tenía un arduo trabajo por delante.

Esta primera semana del mes de septiembre, en el reto de la Asociación de escritores solidarios Cinco palabras, tenemos las palabras del presidente de la Asociación de Escritores de Madrid, Luis María Compés Rebato:

CLARIDAD SENDA CARICIA AMANECER CREAR

Por los pelos

Aunque su implicación en el incidente del camino no había resultado probada, sabía reconocer una mirada acusatoria cuando la veía. Ya agachaba la cabeza dispuesto a recibir el rapapolvo correspondiente, cuando el sonido inconfundible de varios portazos en el primer piso tuvo como resultado un cambio en las prioridades. El gesto ceñudo de su madre mirando hacia arriba y los brazos en jarras eran señales inequívocas de que, una vez más, la trastada de su hermano iba a superar a la suya. Se había librado.

Las palabras que Pedro Antonio Ruiz Escobar, director general de Emergencias de la Comunidad de Madrid nos dejó para nuestros relatos solidarios de Cinco palabras son:

IMPLICACIÓN
CAMINO
SONIDO
RESULTADO
GESTO

En la misma onda

Más por educación que porque le interesase lo que tuviera que decir, le ofreció la oportunidad de hablar en primer lugar. El locutor estaba ya harto de moderar tertulias sobre el trabajo, la independencia o la libertad. Le aburrían. Mientras la nueva tertuliana exponía su punto de vista, él soñaba con aquella cala silenciosa que había descubierto. De pronto, mecido por la voz suave que escuchaba, en su sueño, sobre la arena dorada de su playa, comenzó a perfilarse una silueta femenina. Se sorprendió al reconocerla frente a él cuando volvió a abrir los ojos para dar paso a publicidad.

Micro escrito para el reto de las Cinco palabras. Esta semana, las palabras de la escritora Julia Navarro han sido:

EDUCACIÓN
OPORTUNIDAD
TRABAJO
INDEPENDENCIA
LIBERTAD