Tarde de domingo

Deambulo aburrida por la casa, observando cómo mi sombra se arrastra perezosa por la pared. La contemplo como en una exposición de arte. Con poca pasión, realizo un movimiento del brazo. La figura negra cambia. Añado un gesto con la pierna y un tímido paso de baile. Con dudosa maestría giro sobre mí misma dotando a la oscura figura de un halo de poderío. Incluyo hombros y cabeza. El pasillo deviene una pista de baile. Desde el patio de luces, tras la ventana abierta, se escucha un <<oooolé>>.

Echo cuerpo a tierra y espero a que se me trague.

Para Cinco palabras, con las palabras del cantante Raphael: arte, pasión, movimiento, maestría, halo.

Escollos en el camino

Alcanzarla era cuestión de perseverancia, pero todavía quedaba mucho esfuerzo por hacer. Se aferraba a la valentía que le quedaba, como si se estuviera enfrentando al mayor hito de su carrera deportiva. Dejó de lado la falta de empatía del corredor que lo había empujado fuera del camino y reconoció, con humildad, que fue él mismo quien no había sabido reaccionar a tiempo y se había despeñado, junto con su bicicleta, desde lo alto del acantilado.

Estaba a unas pocas brazadas de la costa. Una vez superado este, el próximo reto sería salir con vida de esa terrorífica isla desierta.

Para la asociación solidaria Cinco palabras.

Con las palabras que nos regala esta semana Nicolás Abizanda Armada, en apoyo de la  II Carrera Solidaria Virtual para la Erradicación de la Mutilación Genital Femenina.

Muchas gracias, Nico, por tu apoyo y por tus palabras.

La merienda del domingo

Sabían que solo se trataba de resistir. Eran capaces de soportarlo y más aún, si lo hacían unidos. El camino para vencer era visualizar la meta. Ya habían pasado por esto antes. 

Tenían los mofletes al rojo vivo y el pelo electrizado de tanto manoseo; los estómagos a punto de reventar y el azúcar en sangre por las nubes. Un poco más, solo un poco más…

Al fin, llegó la hora. Las amigas de la abuela fueron despidiéndose con besos sonoros, llenando los bolsillos de los nietos de monedas y caramelos de café.

Para la asociación solidaria Cinco palabras.

Muchísimas gracias a Martín Fiz por su apoyo a la 2ª CARRERA SOLIDARIA VIRTUAL CINCO PALABRAS PARA LA ERRADICACIÓN DE LA MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA y por sus cinco palabras: RESISTIR – UNIDOS – CAMINO –  VENCER – META.

Urgencias

Volvió a dar un traspiés. Se recompuso y cogió la jeringa. Recordó, una vez más, al mamarracho que no dejaba de quejarse de lo mal que estaba todo y de lo desatendido que se sentía, que tenía que depositar el paraguas en la entrada. Se levantó la sotana para no volver a tropezar y le puso la inyección al energúmeno, que seguía gritando. 

El médico, que había tenido que abandonar el estreno de la obra de teatro que llevaba un año ensayando por atender esta urgencia, se aseguró de que el calmante tuviera dormido al paciente un buen rato.

Para las Cinco palabras de Miguel Rellán.

Intolerancia a la decepción

Recortada contra la ventana, la figura de una mujer se proyecta en blanco y negro.

Ante los ojos del que la observa discurren escenas de un pasado grabado a fuego. Lealtad a la causa coreada a gritos, valor, defensa de la libertad. Grandes principios para jóvenes enamorados. Sabiduría a raudales. Y renuncia. Dejarlo todo por ella y descubrir, demasiado tarde, que ella renuncia a todo por dinero. 

Apoyada contra el árbol, la figura de un hombre, monta un arma con paciencia, la apoya en el hombro, aproxima el ojo a la mirilla y espera.

Para el reto de la asociación de escritores solidarios, Cinco palabras, con las palabras propuestas por Pedro López Arriba, bibliotecario del Ateneo de Madrid:

LEALTAD
VALOR
LIBERTAD
SABIDURÍA
PACIENCIA

Este mes, te animamos a sumarte a la #CarreraSolidariaCincoPalabras

II CARRERA SOLIDARIA VIRTUAL CINCO PALABRAS por la erradicación de la MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA 

El último deseo para el genio de la lámpara

Foto de Virginia Rapún Mombiela

Tiempo para ir al teatro, para escuchar música, para saltar sobre los charcos como un bailarín de claqué. Tiempo para leer, para viajar, para salir con los amigos, para disfrutar de la familia, para aprender cada día en el trabajo y en la vida. Tiempo para actuar como un ser humano, preocupado porque se le escapa entre los dedos como la arena de un reloj. Tiempo para empezar de nuevo, aunque sea de cero. Tiempo para todo, para nada, para pararse a contemplar cómo pasa y sobre todo para poder hacerlo en paz.

Para las Cinco palabras de Manuel Bandera.

Por la paz. No a la guerra.

Sin tele hasta Navidad

Cuando me dio el discursito delante de la profesora por poco me da un síncope. Me explicó que las enfermedades neurodegenerativas estaban cada vez más controladas y que, aunque se me olvidaran cosas, que me lo tomara con serenidad. Que solo necesitaba centrarme para llevar mi vida con responsabilidad. Que ella me querría aunque estuviera mayor. Y me lo soltó con un brillo maquiavélico en los ojos.

¡A su madre! Y todo porque se me había olvidado meterle el almuerzo en la mochila. Lo que no se me iba a olvidar era el castigo que se había ganado, ¡vamos, hombre!

Las Cinco Palabras propuestas por la autora de ‘¡Hay que andar!’, Raquel Hermida, son las siguientes:

Síncope – Neurodegenerativas – Serenidad – Responsabilidad – Brillo

Té con pastas

—Resulta sorprendente, ¿no cree, Miss Dale?

—Ciertamente, querida mía. Aunque no imposible.

—Pocas cosas hay ya imposibles, Miss Dale.

Con toda la pasión de su alma apolillada, el funcionario de Correos, que se creía a salvo de las miradas al otro lado del mostrador, lanzó los paquetes al aire una vez más, logrando que dieran dos giros con gran precisión antes de que acabaran de nuevo en sus expertas manos.

Desde la otra acera, parapetadas tras el cristal, las dos damas tomaban el té charlando sobre esta proeza y otras curiosidades de la vida.

Texto escrito para el reto de la asociación de escritores solidarios: Cinco palabras.

Las palabras de la última semana del año 2021 que nos ha regalado el aviador Ramón Alonso han sido: pasión, aire, giros, precisión y vida.

13 rue del Percebe

1.

¡Será imbécil el tío! Y no solo se sienta a mi lado en clase, sino que me toca aguantarlo también en repaso. Me suelta: <<el hecho de que la palabra esdrújula se acentúe es una serendipia>>. Si no fuera porque trabajo en la autogestión de la ira, le daba una torta, por tonto. Y parece que funciona, porque en vez de enfadarme, me da la risa. Y a él. Y mira por dónde, no me había fijado en que se le forman dos hoyuelos cuando sonríe, ni en sus ojos. 

Vaya, pues sí que me está funcionando la terapia, sí.

2.

El pitofloro del vecino ha lanzado un cotilleo sobre la barandilla de la escalera. Así me he enterado de que el catacaldos del conserje se había apuntado a bailes de salón. El hombre había sido descubierto, arreglado como un petimetre, bailando en el casino. La baldragas del segundo, que ha captado al vuelo el chisme, y que se reía a mandíbula batiente, se ha atragantado cuando el mamerto de su marido ha entrado en el edificio, cocido como una gamba cantando Paquito el Chocolatero. 

Un bofetón, un portazo y he podido, al fin, echar la siesta.

El difícil reto de Cinco palabras propuesto por el actor Álex O’Dogherty consiste en elaborar dos relatos. He hecho lo que he podido…

El primero debe llevar estas palabras:

IMBÉCIL
ESDRÚJULA
SERENDIPIA
AUTOGESTIÓN
RISA

El segundo, éstas:

PITOFLORO
CATACALDOS
PETIMETRE
BALDRAGAS
MAMERTO

Juegos de titanes

Contemplamos a los isleños. Caminaban sobre la tierra flotante. Desde que los más avezados erigieron construcciones en el terreno elevado, los demás demostraron su compromiso para poblarlas. Con imaginación y tenacidad, trazaron senderos por los cuales se desplazaban. Bien organizados, constituyeron un sistema de comunicaciones innovador, una redarquía insólita. Mi hermano y yo disfrutábamos observándolos cuando mi madre nos llamó para comer. Sellamos la botella y la depositamos junto a las demás, sobre la estantería, en la sección de humanos. Levantamos nuestros colosales cuerpos del sofá y apagamos la luz al salir de la habitación.

Para Cinco Palabras , propuestas esta semana por José Cabrera, autor del libro “Redarquía: más allá de la jerarquía”:

ISLEÑOS
COMPROMISO
IMAGINACIÓN
TENACIDAD
REDARQUÍA