Nada

El hijo, admirador de la pasión del padre por el trabajo, decidió rendirle homenaje escribiendo su biografía cuando murió. Para ello, se encerró en el despacho, hasta entonces prohibido, para embeberse de todo el saber que había depositado durante años en los diarios que guardaba en él. No salió de allí el hijo sino con los pies por delante, incapaz de asumir la pureza de esas páginas, la incomprensible ausencia de tinta, la decepcionante aprehensión de la más absoluta nulidad.

Para el Reto de las cinco líneas de Adella Brac. Mes de octubre. Palabras: Hijo, biografía y trabajo.

7 comentarios en “Nada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s