Asómate al balcón, carita de azucena

Siempre había sido menudo y, quizá por eso, le volvían loco las mujeres grandes. Nunca albergó dudas acerca de sus posibilidades, así que, cuando conoció a aquella espectacular compañera de trabajo, no se lo pensó dos veces. En un abrir y cerrar de ojos se hicieron inseparables y todo el mundo en la oficina se acostumbró a verlos juntos. Ella, tan inmensamente feliz y él, asomando su diminuta figura desde el escotazo donde había decidido que se quedaba a vivir.

Para el Reto del mes de agosto de las cinco líneas, de Adella Brac.

Con las palabras: Menudo, dudas y abrir

6 comentarios en “Asómate al balcón, carita de azucena

      1. Ángel

        Que útil resulta un buen escote, en el se puede guardar desde el dinero al hombre querido.
        Divertido micro.
        Buen finde y un beso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s