Vientre de alquiler robado

A veces el destino te alcanza y no sabes si para bien o para mal. Tantos desvelos, tantas noches despierta, tanta búsqueda infructuosa y de repente, una mañana, mientras tomas una infusión que calme tus nervios rotos, aparecen ante ti dos ojos iguales a los tuyos. Dos espejos de tu desgracia que no te miran ni te ven, pero te destrozan y te resucitan. Y el mundo se pone del revés, o del derecho. 

Inspirado en la imagen propuesta por Bienve fajardo para los Amigos de Valencia Escribe.

7 comentarios en “Vientre de alquiler robado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s