Humanidad transitoria

La vio llorar y pasó de largo. Luego lo pensó mejor y volvió sobre sus pasos. Ya no estaba, su tristeza y ella habían desaparecido entre la gente, al mismo tiempo que su oportunidad para preocuparse por otro ser humano que no fuera él. Suspiró aliviado. La verdad es que no le apetecía nada escuchar las penas de esa desconocida. Ni siquiera entendía por qué había reparado en ella. Se encendió un cigarro y siguió caminando. Mucho más tranquilo, reconciliado consigo mismo.

Para el Reto de las cinco líneas, de Adella Brac. Mes de enero de 2022.

10 comentarios en “Humanidad transitoria

  1. Ángel

    Aurora, este si que es un fiel reflejo de la realidad, en general poco nos preocupan los problemas de los demás.
    Buena aportación al reto.

    1. Irene

      Auro, has plasmado la cruel realidad en la que vivimos. El egoísmo, se ha convertido en uno de los problemas más gordos de nuestra sociedad. Hacemos alarde de tener una empatía tremenda y, ni menos. Qué poquitos poseemos esa cualidad. Y qué duro es, sentir que nadie la tiene, que nadie se da cuenta de lo que ocurre. No hace falta hacer donaciones a ONGS. Simplemente, con mirar al vecino se puede ayudar a esas personas q tanto lo necesitan.

      Gracias por fotografiar, claramente, nuestra realidad. Gracias ❤️

  2. La sociedad actual no promueve la empatía y esto es un ejemplo. Lo gracioso es que el hombre se siente satisfecho consigo mismo, por no hacer nada. Autocomplacencia sin duda. Un abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s