Nostalgia de un futuro que está por llegar

El sol, harto del cielo encapotado de nubes, se había ocultado ya tras las montañas azules. La nieve no había dejado de caer en todo el día. Se había ido posando silenciosa sobre el suelo, capa sobre capa, hasta formar un manto blanco, roto en la calzada por las ruedas de los coches; y, en las aceras, por las pisadas encharcadas que dejaban las botas al pasar.

El edificio de color rojo que coronaba la parte alta del pueblo permanecía en silencio hasta que, a las cinco en punto, una sirena estridente dio paso a la apertura de puertas y un rebaño de niños desbocados salió por ellas dando por concluido el trimestre escolar.

Entusiasmados, descubrieron que la entrada del colegio estaba cubierta por medio metro de nieve. Coloradas las mejillas, entrecortadas las respiraciones, chillonas las voces. Preparados los proyectiles, los pequeños soldados improvisados protagonizaron una memorable batalla campal.

Poco a poco, se fueron dispersando, dirigiéndose cada mochuelo a su olivo. Los dos primos, con las mochilas cargadas a la espalda, pusieron rumbo a casa de la abuela cogidos del hombro. Pulsaron el timbre del portero automático del edificio y subieron los escalones de dos en dos; empujándose y riendo. La luz anaranjada que asomaba, tímida, a través de la puerta entreabierta los recibió. Al traspasarla se vieron envueltos por el aroma a toquilla de lavanda, a madera de mecedora, a caldo de cocido, a croquetas, a chocolate caliente. 

Apenas dos días después, la casa se abarrotaría de risas, de ruidos de platos, de papeles estrujados, de juguetes, de gente. Se llenarían los rincones olvidados, se iluminarían las habitaciones cerradas, se reunirían las personas separadas por las rutinas diarias, se contarían chistes, se narrarían cuentos, se beberían refrescos azucarados y se comerían dulces. Solo dos días, unas pocas horas para poder estar al fin todos juntos de nuevo, en casa, en familia, en Navidad.

Relato navideño inspirado en la realidad pasada y con esperanzas de que pueda volver a producirse en el futuro. Aprovecho para desearos desde aquí que paséis unas felices fiestas y que empecéis con buen pie el nuevo año.

Para el sexto concurso de cuentos de Navidad organizado por Zenda e Iberdrola.

#cuentosdeNavidad

8 comentarios en “Nostalgia de un futuro que está por llegar

  1. Irene

    Ainsss… Auro, he visualizado todo. La toquilla, las croquetas, los regalos, las risas… Nuevamente, me has emocionado tanto que mis lágrimas están recorriendo mis mejillas. Ojalá recuperemos aquello.
    GRACIAS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s