El arte de desvestirse

Huyendo de las modas establecidas, la diseñadora decidió construir un mecanismo innovador. El vestido se colocaba de la manera habitual, pasando sobre la cabeza y dejándolo caer por su propio peso. Era ligero y oscilaba, elegante, sobre la pasarela. El éxito rotundo llegó cuando el público y la modelo, ignorantes de lo que iba a pasar, descubrieron que, al accionar el sistema que llevaba oculto en la mano, el vestido caía de golpe, dejándola, en un segundo, completamente desnuda.

Para las Cinco líneas, de Adella Brac. Con las palabras del mes de septiembre: Mecanismo, modas y construir.

2 comentarios en “El arte de desvestirse

  1. Ángel

    Para algún apuro no está mal el invento, pero desnudarse es un arte y si es para otra persona más.
    Me gusta, es un tanto diferente a lo que normalmente escribimos.
    Un abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s