Centrifugado

Lo primero que hicimos con el primer sueldo que ganamos como camioneros fue comprar una lavadora. Mis amigos y yo nos mudamos a Antas cuando tuvimos edad de conducir. Estábamos hartos del barrio y del barro. Aunque las casas encaladas y el habla de sus gentes fueran similares a las nuestras, nos sentíamos extranjeros a tan solo unos kilómetros de casa. 

Nos costó adaptarnos, pero poco. Lo justo para instalar la flamante caja blanca en medio de la cocina y comprobar cómo quedaba la ropa, como los chorros del oro. 

Sentados en el suelo, la mirada fija en el tambor, agua y jabón, vueltas y más vueltas y al acabar, toda la tarde por delante y unas calles limpias por las que pasear con las manos en los bolsillos.

Homenaje al fotógrafo almeriense Carlos Pérez Siquier. Serie La Chanca.

Para los viernes creativos de El Bic naranja.

4 comentarios en “Centrifugado

  1. Ángel

    Aurora, me ha gustado como ajustas el texto a la imagen y a una época en la que con esas condiciones, una lavadora crearía más expectación que un televisor.
    Las fotografías que he visto hasta el momento del fallecido tienen una belleza que estremece al ver tanta pobreza.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s