¡Bum!

Desde que tuvo uso de razón, su madre se lo contó todo. No quería que su hijo viviera pensando que su padre los había abandonado. Los pocos recursos invertidos en su importante investigación se habían consumido y tuvo que experimentar consigo mismo, asumiendo riesgos. Lo único que quedó de él fue un susurro de despedida y un reflejo que de tanto en tanto, puede apreciarse en los charcos.

Imagen propuesta por Bienve Fajardo, para Valencia Escribe.

6 comentarios en “¡Bum!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s