Puro espíritu navideño

—Veamos, Noelio. Cuénteme, siéntase libre para expresar lo que siente.

—No sé si recordará que la última vez que nos vimos me había salido una barriga enorme. Vine preocupado, como es lo normal, pero usted lo achacó a los turrones y me recetó una dieta. Cuando el armario se me llenó de estos ropajes blancos y rojos, usted dijo que sería una broma de mi mujer, que no me preocupara. Hace unos días, me levanté con esta barba pegada a la cara y el gorro a la cabeza y no hay manera de moverlo de ahí. ¿Qué me recomienda, doctora?¿Usted cree que lo que tengo es grave?

—No hombre, no, Noelio. Tranquilo. Lo que usted padece es una conversión natural de las células humanas en pura magia navideña. Se me ve usted dos o tres tandas de películas de las cadenas que le apunto aquí, se da un par de paseos con el reno que tengo atado en la puerta y la semana que viene, ya verá que está como nuevo. Hale, ande ande. ¡Y Feliz Navidad!

Rafa Sastre, de Valencia Escribe, nos pide que hagamos alguna historia divertida a partir de esta imagen.

6 comentarios en “Puro espíritu navideño

  1. Hemos perdido hace tanto tiempo la magia de la Navidad, que cuando la encontramos de nuevo ya no sabemos qué hacer con ella.
    Te ha quedado un relato bien chulo y divertido, Aurora, y con moraleja, vamos, un relato redondo.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s