Maridaje a ciegas

La última noche de las vacaciones, los amigos nos reunimos para cenar juntos en el ático que tenía la terraza más grande. Cada uno llevó algo para comer y una bebida para acompañar. La idea era hacer un maridaje de sabores con los ojos vendados.

Hubo una combinación que nos gustó mucho más que las otras. Se trataba de una conserva muy especial. Tenía un aroma suave, pero al mismo tiempo un gusto muy potente. Acompañada de cerveza tostada era una verdadera explosión deliciosa en la boca.

Sorprendentemente, nadie fue capaz de adivinar qué era lo que habíamos comido y nuestro amigo no quiso revelar el secreto.

Mañana hemos quedado con él, ha prometido traernos una lata a cada uno y desvelar por fin su contenido. ¡Qué emoción!

Relato inspirado en la obra de Gio Ravelo, propuesta por El Bic naranja: los viernes creativos.

4 comentarios en “Maridaje a ciegas

  1. Ángel

    Que incertidumbre, espero que sean conservas gourmet de algún producto exótico.
    Como sea el whiskas del gato lo corren a gorrázos.
    Muy bueno. un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s