Hay cosas que nunca cambian, hay otras que sí

—El último que salga que cierre la puerta. ¡Que entra corriente!

Hoy, después de tanto tiempo, recuerdo al abuelo mientras pronuncio esas mismas palabras. Cierto es que él se refería a la puerta de la casona del pueblo y que nos lo gritaba desde su sillón junto a la chimenea. Cierto también, que yo me refiero a la compuerta de la nave, que siempre se queda abierta cuando llegamos a un nuevo planeta y mis hijos salen como locos por estirar las piernas.

para el “Reto de las cinco líneas“, de Adella Brac del mes de octubre.

Las palabras son: último, hoy y abuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s