In vino, ¿veritas?

¡Me tiene frita el niño de las narices! Después de una semana entera dando la lata con que quiere ir a la fiesta, que van a ir todos sus amigos, que va su amiga no sé quién, que va a ser el festorro de los festorros, que el que no vaya es un pringao, que soy la peor madre del mundo, que a ver por qué él no va a poder ir, que a ver si los hijos de dioses no tienen derecho a divertirse, que si patatín que si patatán…

¡Ni dos horas ha durado sin desmayarse! Y mira que le recalqué que no probara el alcohol, que él no está acostumbrado, que el vino es la sangre de Cristo. Pues ni caso. 

Y aquí estoy, con el niño en brazos, como cuando era un bebé. Y encima mi marido se ha llevado el coche y me toca arrastrarlo en metro. 

Cuando se despierte me va a oír, ¡vamos que si me va a oír!

 

Relato escrito para «El bic naranja: los viernes creativos»

Imagen: Artista ucraniano Alexey Kondakov.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s