Huellas imborrables

Atemorizada, una de ellas baja ligeramente el edredón para poder ver por encima de él. Sobre los cuadros de colores entretejidos con gruesos hilos solo se ven dos enormes ojos asustados. A su lado, la otra ni siquiera se atreve a pestañear. Con las rodillas pegadas a la barbilla, se abrazan al tiempo que profieren un grito ahogado.

Cuando el enorme tiburón blanco muerde la proa del barco y la banda sonora inunda la estancia, las dos pequeñas cabezas desaparecen bajo el patchwork para volver a emerger un segundo después. El arpón sale disparado y queda anclado para siempre en esas dos miradas infantiles llenas de asombro que no lo olvidarán jamás.

Para Julia y Jimena

3 comentarios en “Huellas imborrables

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s